Popular Post

Posted by : Jorge García viernes, 14 de octubre de 2016

Muchas veces pequeños ríos esconden buenos tesoros es sus aguas. Son escurridizas pero si damos con ellas la diversión está asegurada. Así fue la jornada que relato a continuación. Septiembre es unos de los mejores meses para la pesca a mosca. A pesar de ello, muchos ríos sufren las consecuencias de la escasez de agua, por lo que hay que afinar mucho.


Para estas ocasiones me gusta usar un tándem seca-ninfa, lo que me permite pescar en dos capas diferentes. La jornada fue muy productiva. Las truchas atacaban tanto a la seca como al perdigón. pescando las pozas y salidas de las corrientes, en la mayoría con picada.

En una pequeña poza mientras mi emergente de CDC navegaba tranquilamente, se hundió como un plomo. Era la señal, la trucha en cuanto empezó a luchar supe que era de las buenas.


La jornada siguió con ejemplares más pequeños hasta que una zona cerrada lancé hacia una fuerte corriente. La seca bajaba rápidamente hacia mí, y de repente se hundió. Clavé y la trucha empezó a remontar la corriente. Simplemente increíble, me puso al límite. Después se descolgó e intento meterse entre la vegetación de rivera. Me hizo ir deprisa en su dirección haciendo que me tropezase y me diera un buen chapuzón. Gracias a dios me hice con ella y pudo posar para la foto.



También las bogas se mostraron activas sobre todo con la ninfa.....

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Universal Fly Fishing - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -